27.5.10

¿Cómo funciona el lavado por ultrasonido en los inyectores?


Todos los inyectores son válvulas microscópicas que regulan la entrada de gasolina al motor de todo vehículo con sistema de combustión interna (gasolina). Dichos inyectores, al cabo de trabajar por un lapso de un año o 20,000 km. se ven afectados por materiales que se adhieren a sus paredes internas, provocando así, una mala inyección de gasolina y por lo tanto una mezcla deficiente al interior de las cámaras de combustión.

La única forma de eliminar el total de dichos sedimentos es a través del lavado ultrasónico o limpieza por cavitación, el cual funciona de la siguiente manera:

Durante la fase de depresión (Fig.1 fase A) se crean en el interior del líquido de limpieza de inyectores una infinidad de burbujas de gas que se agrandan mientras dura la fase de depresión acústica (presión negativa).

Esta formación de burbujas microscópicas de gas es la cavitación ( también llamada formación de cavidades gaseosas en el interior del líquido). Durante la segunda fase de compresión ultrasónica (Fig. 1 fase B), la enorme presión ejercida sobre las burbujas recién expandidas, comprime a las mismas aumentando enormemente la temperatura del gas en ellas contenido (Fig. 1 fase C) hasta que las burbujas colapsan  la temperatura del gas al interior de ellas (Fig. 1 fase C) permitiendo que estas hagan implosion con la consiguiente expulsión de una cantidad enorme de energía (Fig. 1 fase D).

Esta misma energía, provocada por la implosión de las burbujas de gas, golpea la superficie del inyector (tanto externamente como internamente) interactuando  con el líquido limpian tanto física como químicamente. En el interior del inyector tendremos un "micro-barrido" en diferentes frecuencias de ser necesario hasta limpiar eficazmente el inyector.